fbpx
La aceptación

21/02/2024

El paso hacia el cambio y el crecimiento.

La aceptación, aunque podemos confundirla inicialmente con la resignación es todo lo contrario y es el primer paso hacia la transformación. Aceptar no es darse por vencido, aceptar es entender que las cosas, la situación es la que es y seguir adelante haciendo los cambios necesarios.

La realidad que vivimos puede ser difícil, pero quedarse estancado en ella es peor, nos obliga a reaccionar de forma automática.

La Aceptación como Puente hacia el Crecimiento

Cuando superamos la resistencia y nos sumergimos en la aceptación, se revela un camino hacia el aprendizaje y el crecimiento. Cada adversidad se convierte en una lección valiosa, permitiéndonos descubrir aspectos de nosotros mismos que de otra forma podrían permanecer ocultos.

Napoleón Hill nos recuerda que «la adversidad tiene la semilla de un beneficio mayor». En cada desafío, en cada momento difícil, yace la oportunidad de alcanzar un beneficio que nos lleve a un nivel superior de comprensión y realización personal.

La aceptación es una herramienta poderosa para enfrentar los desafíos de la vida, cultivar la resiliencia emocional y encontrar una mayor paz interior. En el contexto de la psicología, la aceptación se refiere a la disposición consciente y voluntaria de acoger, tolerar o reconocer una situación, pensamiento, emoción o aspecto de uno mismo o del mundo que nos rodea, sin intentar cambiarlo o evitarlo1.

La importancia de la aceptación cuando hay una enfermedad grave como el cáncer

Aceptar de la Realidad: La aceptación nos permite gestionar las dificultades y problemas de la vida con una actitud más abierta. En lugar de resistirnos o luchar contra lo que no podemos cambiar, aceptar nos permite adaptarnos y encontrar soluciones más efectivas. Reconocer el diagnóstico y aceptar que la enfermedad está presente es el primer paso. Esto permite a las personas tomar decisiones sobre su tratamiento y cuidado de manera más informada.

Aprendizaje: Al aceptar nuestras situaciones, incluyendo errores y aciertos, tenemos una información más completa Aprendemos de nuestras experiencias y nos volvemos más resilientes y sabios.

Equilibrio Emocional: La aceptación nos libera del gran peso de la resistencia y la negación. La aceptación no significa suprimir las emociones. Al contrario, nos permite procesar los pensamientos y sentimientos de miedo, tristeza o ansiedad. Aceptar estas emociones como parte del proceso es fundamental para el bienestar emocional. No se trata de resignación, sino de comprender esta realidad y seguir adelante haciendo los cambios y pasos necesarios.

Adaptación al Cambio: El cáncer trae consigo cambios en la vida diaria, desde la rutina hasta las relaciones. La aceptación ayuda a adaptarse a estos cambios y encontrar nuevas formas de vivir con significado y propósito, tomando las decisiones y cambios necesarios.

Buscar Apoyo: Aceptar la necesidad de apoyo emocional y físico es fundamental. Buscar ayuda de familiares, amigos y profesionales del Acompañamiento Oncológico es parte de este proceso.

La aceptación no solo es una cualidad o habilidad más, es un camino hacia una vida más plena y equilibrada. Ahora imagina vivir una vida de bienestar, significado y propósito al dar el paso de aceptar, actuar y crecer.

¡Vive cada momento, tu actitud es la que marca la diferencia!

Artículos relacionados

La «magia» de la PNL enfocada a oncología

La «magia» de la PNL enfocada a oncología

La PNL es una de las técnicas más potentes, que junto con tu formación como Coach experto en Acompañamiento Oncológico, como experto en Acompañamiento oncológico o como profesional de la salud, incluso para ti si quieres ayudarte, dará un impulso enorme a conseguir los objetivos deseados.

Como dice nuestra trainer Matilde Pastor, «Es un LIBRO DE INSTRUCCIONES de la persona para entender, conocer, comprender qué ocurre y construir tu vida. En la formación aprendes y practicas muchísimas 16 Dinámicas para trabajar cómo integrar tus necesidades, darte recursos, aprender la libertad emocional, modificar recuerdos que te limitan, cambiar creencias, borrar bloqueos, gestionar el dolor, mejorar relaciones, cambiar de hábitos y comportamientos o conductos generando nuevas opciones para ti y tus clientes»