fbpx
El muro del corazón o muro emocional

03/07/2024

Permitirme abrir un poco mi corazón hoy. Estaba leyendo noticias y me aparece una sobre «El muro del corazón» que ha llamado mi atención. El Dr. Bradley Nelson afirma que  creamos un muro alrededor de nuestro corazón cuya función de protegernos, aunque curiosamente lo que hace es alejarnos del amor y de los demás.

En ese momento he caído en que yo reconozco que hace años fui protegiéndome creando un «muro de hormigón de más de 1 metro de grosor«, que he ido trabajando para ir reduciéndolo, de hecho, hace pocos días fui consciente de que todavía me protegía del dolor, si no siento no sufro, yo lo identificaba protegiéndome a mi , es decir, visualizaba que el muro me rodeaba a mi como persona y me he dado cuenta de que el muro estaba al rededor de mi corazón.

Si me conocéis sabréis que la relación cerebro-corazón me encanta así como el aprender a gestionarlo de varias formas. Nuestro corazón es vulnerable a las heridas emocionales, está unido al cerebro dando y recibiendo amor y otras emociones y sentimiento que se van acumulando y que muchas veces no sabemos gestionar, procesar y vamos creando un muro para protegernos del dolor, del miedo, del sufrimiento. Cada latido del corazón envía mensajes y energía a todas las células del cuerpo,

Este muro, aunque yo sentía como físico y muchas personas así lo sienten, está formado de energía tan sólida como la piedra. Esto protege impidiendo abrir nuestro corazones a los demás, para no sufrir más, es como si mi cerebro bloquea cierta información o sucesos para protegerme. Nos hace más insensibles .

Yo sufrí mucho y fui consciente de que estaba consiguiendo alejarme de todos, vale que era para no sufrir, pero comencé a sentir que no estaba dando oportunidades a nada, estaba alejándome de todos y de hecho mucha gente se apartó o yo la aparté porque tampoco podía expresar lo que sucedía.

¡¡¡Necesitaba volver a sentir!!! Me estaba perdiendo mucho amor porque yo ponía una barrera para que nadie ni nada «potencialmente peligroso» entrase y me doliese más. No quería ser fría, necesitaba aprender a gestionar ese dolor y sufrimiento y comprendí que debía aceptar lo que lo había originado y había acumulado e ir trabajando paso a paso, ir subiendo escalón a escalón trabajando lo que iba sintiendo a medida que el «muro» se iba debilitando.

Sí, puede que, entre las personas que se han ido, haya con quienes sí debo estar, seguro, el tiempo y mi camino de superación pondrá todo en su sitio. Sé que todavía está porque hace unos días tratando una serie de casos tremendos oncológicos a la vez, me di cuenta que mi cerebro/corazón estaba haciendo un gran esfuerzo para no escuchar y sentir las emociones e intentaba distraerme trabajando en el ordenador evitando mirar a mi hermana para no hacer más real el sufrimiento.

¿Lo bueno? Que soy consciente del proceso que creé y continúo trabajando en él, quiero volver a dar y recibir amor. Recordar que aquella frase que me taladra la cabeza desde hace muchísimos años (ser buena es ser tonta) y que tanto daño me hizo era solo la opinión de otra persona que esa opinión nada tiene que ver conmigo y lo convierto en un «regalo» que no acepto y lo devuelvo. Lo mismo con muchas situaciones que han fortalecido el muro y, sobre todo, me perdono por hacerme daño y me valoro y amo más cada día, acepto que hay cosas que no están bajo mi influencia y control y eso no debe apartarme de mi foco porque me desgasta y me frena, «es una pérdida de tiempo «Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma, Carl Jung»

Acepto que lo he hecho mal, mis errores con algunas personas y algunas situaciones, pero es que no sabía hacer más en ese momento, como quienes pudieron hacerme daño. No estaba mirando el sufrimiento que me anulaba y que eso no es malo, simplemente era un paso y un proceso que no sabía dar y que ahora ya sé, voy paso a paso, dándome tiempo y valorando cada paso que es cambio a mejor en mi.

Ojalá consiga «arreglar» algunas relaciones, sé que no depende únicamente de mi pero avanzo con respeto, valor y amor hacia mi y hacia los demás.

Conocernos, el autoconocimiento, es el primer paso para todo, para entendernos y entender nuestra relación y comunicación con los demás, para respetarnos y saber respetar a los demás.

Me permito ahora explicar un poco más lo que es este Muro del Corazón o Muro Emocional:

En la vida, todos nos enfrentamos a situaciones que nos causan dolor y sufrimiento. A veces, estas experiencias son tan intensas que, consciente o inconscientemente, levantamos un muro emocional para proteger nuestro corazón. Este «muro del corazón» puede ayudarnos a sobrellevar momentos difíciles, pero también puede aislarnos y evitar que vivamos plenamente nuestras emociones.

¿Qué es el Muro del Corazón?:
El muro del corazón es una barrera emocional que construimos para protegernos de experiencias dolorosas. Esta barrera puede formarse por diversas razones, como traumas pasados, decepciones, pérdida de seres queridos o cualquier situación que nos haya causado un profundo dolor emocional. Al levantar este muro, intentamos evitar que nos vuelvan a hacer daño, pero también nos privamos de la capacidad de experimentar, de sentir, emociones buenas o de placer (en lugar de las de displacer)y de conectar de forma auténtica con los demás.

¿Por Qué Construimos este Muro?:

Protección: El dolor emocional puede ser insoportable. Para evitar volver a sentir ese sufrimiento, construimos un muro que nos aísla de nuevas heridas.

Miedo: El miedo a ser heridos de nuevo es una poderosa motivación para levantar barreras emocionales. Preferimos evitar el riesgo de sufrir, aunque eso signifique renunciar a la posibilidad de sentir alegría y amor.

Supervivencia: En situaciones de trauma, levantar un muro emocional puede ser un mecanismo de supervivencia. Nos permite seguir adelante sin enfrentarnos continuamente al dolor.

Consecuencias de Tener un Muro Emocional
Como comenté antes, el muro del corazón puede hacernos sentir o darnos una protección temporal, pero sus efectos a largo plazo pueden ser muy dañinos:

Aislamiento Emocional: Al protegernos del dolor, también nos aislamos de las conexiones emocionales profundas y significativas con otras personas.

Falta de Autenticidad: El muro impide que seamos auténticos con nosotros mismos y con los demás. Vivimos detrás de una fachada, escondiendo nuestras verdaderas emociones.

Dificultad para Sanar: Para sanar verdaderamente, necesitamos enfrentar y procesar nuestro dolor. El muro del corazón impide que este proceso de sanación ocurra, manteniéndonos atrapados en un ciclo de sufrimiento. Nuestro sistema inmune se ve dañado.

¿Cómo Derribar el Muro del Corazón?:

Reconocimiento y Aceptación: El primer paso para derribar el muro es reconocer que existe. Aceptar que hemos levantado esta barrera es fundamental para comenzar a deshacerla.

Permitirnos Sentir: Es importante permitirnos sentir todas nuestras emociones, tanto las positivas como las negativas. Abrazar el dolor es un paso esencial para avanzar y superarlo.

Buscar Apoyo: Puede que hablar con amigos, familiares no nos ayude porque no lo entiende per sí lo hará un buen profesional de la salud mental o un Acompañamiento Oncológico que nos ayudará a entender y procesar nuestro dolor encontrando maneras saludables de gestionarlo.

Prácticas de Autocompasión: Ser amables con nosotros mismos, practicar la autocompasión y cuidar de nuestro bienestar emocional son fundamentales para derribar el muro.

Entrenamiento en Inteligencia Emocional: Aprender a gestionar nuestras emociones de manera saludable, a través de la inteligencia emocional y el coaching, es una herramienta poderosa para superar este muro emocional que hemos levantado.

Recordemos que el muro del corazón es una reacción natural al dolor y el sufrimiento, pero también puede ser una barrera que nos impide vivir plenamente y conectar con los demás. Reconocerlo y trabajar para derribar este muro es un acto de valentía y amor propio.

En Brulemoción, estamos aquí para acompañarte en este viaje, proporcionándote las herramientas y el apoyo necesario para sanar y reconectar con tu corazón tanto con nuestras formaciones como a través de nuestros alumnos ya especializados en el Acompañamiento Oncológico.

Recuerda que podemos recomendarte los mejores profesionales del Acompañamiento y Coaching Oncológico que han pasado por nuestra escuela para recibir sesiones y también puedes recibirlas sin coste de nuestros alumnos en prácticas que ya finalizan la formación. Escríbenos: info@brulemocion.com o +34 615 587 128

Un abrazo,

Artículos relacionados

La Rueda de las Emociones y Sentimientos

La Rueda de las Emociones y Sentimientos

La Rueda de las Emociones es una herramienta poderosa que permite identificar y nombrar las emociones de manera precisa en el acompañamiento oncológico. Esta herramienta se puede utilizar para ayudar a los pacientes y familiares a comprender y gestionar sus emociones desde el diagnóstico de cáncer

La gestión de Dolor

La gestión de Dolor

La gestión del dolor físico y emocional en el acompañamiento oncológico por Brulemoción

El Síndrome del Impostor en Acompañantes Profesionales

El Síndrome del Impostor en Acompañantes Profesionales

El síndrome del impostor también aparece en el Acompañamiento Oncológico. Sienten que no son suficientemente buenos o que no están ayudando, que no lo hacen bien. Esto puede ser debilitante y afectar tanto la vida personal como la profesional. Vamos a ver cómo reconocer el síndrome del impostor y estrategias prácticas para superarlo.